Pasar página

Enhorabuena por estas letras bendecidas. Palabras lastradas de literatura, pero también de emoción y vida. Con tu permiso, comparto en mi blog.

El tintero

A A.G.G.

Desde entonces nunca le digo a nadie que tiene que pasar página, ni siquiera a mí mismo. Es un error de principiante o algo peor, quizá sea una falta de respeto. Hay veces que es imposible pasar página, son pocas pero son, que diría César Vallejo, veces que uno queda atrapado en la página y se queda a vivir en ella, entre el dolor de sus márgenes. Como esas últimas palabras que dejó escritas Cesare Pavese en la habitación del hotel Roma en Torino. Para todos tiene la muerte una mirada. Hay quien visita los hoteles donde se suicidaron grandísimos escritores como Pavese, buscando el eco de la página a 60 euros la habitación. No saben que la vida y la muerte siguen y que la página se queda sin pasar. El hacha de Dostoievski, el padre de Kafka, la alocada juventud de Tolstoi, las velas de…

Ver la entrada original 512 palabras más

One response to “Pasar página

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s