“La última salida” de Federico Axat

laultimasalida      Acabo de terminar “La última salida”, el mejor thriller psicológico que he leído últimamente. No es casualidad que haya sido traducido a más de veinte idiomas. Federico Axat (Buenos Aires, 1975) es talentoso para la creación de escenarios inquietantes, perturbadores. No puedes soltar el libro. Es el riesgo que corremos cuando tropezamos con uno de esos aludes de intriga psicológica tan magníficamente tramados.

     Ahora, al reseñarlo, me entran tentaciones de descifrar algún detalle con esmero y pulcritud. Mostrar algún doblez. Sin embargo, como en toda novela de suspense, es mejor no andarle hurgando.

     El corazón de todo thriller es, por lo común, querer saber qué pasa, qué va a pasar. Axat elabora el suspense con gran oficio. La intriga crece y evoluciona. Entra en nosotros poco a poco, convirtiendo las palabras en resortes que impulsan a pasar de capítulo en capítulo. Pronto estamos en un laberinto de trampas diseminadas y quiebros imposibles de adivinar.     

     El gran desafío de Federico Axat no es que entremos en la novela con interés, sino que decidamos seguir leyendo página tras página con idéntico interés que al principio. Esa es la cosa. Mirad su fascinante comienzo:

     “Ted McKay estaba a punto de pegarse un tiro en la sien cuando el timbre de su casa empezó a sonar con insistencia”

     Ted es rico y tiene una familia perfecta, una esposa y dos hijas adorables. De niño, era un portento si tenía delante un tablero de ajedrez. Rasgo clave que determinó su personalidad, pues su mente está acostumbrada a interpretar la realidad de un modo analítico. Ted actúa siempre pensando lo que hace, no es un tipo impulsivo. Cuesta imaginar el motivo que lleva a alguien así a tomar la drástica decisión de quitarse la vida.

     Cuando oye sonar el timbre una y otra vez, su primera reacción es ignorarlo y apretar el gatillo, pero entonces descubre una nota escondida entre sus cosas, con su caligrafía, que no recuerda haber escrito, una nota que dice: «Abre la puerta. Es tu última salida». Al otro lado de la puerta, un desconocido —Lynch— sabe lo que está a punto de hacer y le ofrece una propuesta difícil de rechazar. Un plan para evitar las consecuencias devastadoras que tiene que él se suicide para su familia.

     Ted acepta la propuesta del desconocido y esta acción le introduce —nos introduce— en una espiral de misterio que nos embadurna de secretos. ¿Es posible recordar algo que aún no ha sucedido? Alguien que lo conoce bien ha sembrado un camino de pistas que iremos recogiendo con Ted como aves afanadas tras el alpiste.

     El estilo narrativo del argentino trae ecos del rey del misterio, Stephen King, con la diferencia de que Federico Axat ahorra en descripciones superfluas y no hay terror. Tienen en común pensar que para las buenas historias lo mejor es crear una pequeña semilla y dejar que la historia crezca y se desenvuelva. También como él, sus personajes son tipos atribulados, algo locos, que viven envueltos en una atmósfera densa y opresiva.

     “La última salida” está llena de puertas, de sueños, de laberintos, de resacas mentales. El lector se introduce en la cabeza de un loco, de un tipo con callos en el alma que con su tenue voz agita la campanilla de nuestro interés y, como he dicho, hace imposible dejar de leer. Nos sumergiremos en la histioria de plano, aunque no sepamos por qué suceden las cosas hasta el final, que es, en definitiva, lo que da aliento a la novela. Para el lector no sé si es la última, pero sí es su única salida.

     Buenas tardes y buenas lecturas.

federit.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s