“Otra vida para vivirla contigo” de Eduardo Mendicutti

otra-vida-para-vivirla-contigo      Hoy traigo una novela de humor loco que hace que nos entreguemos a la lectura fervorosamente porque es muy original, muy entretenida y, sobre todo, muy divertida. Se trata de “Otra vida para vivirla contigo” de Eduardo Mendicutti (1948, Sanlúcar de Barrameda) un genio de la ficción capaz de inventar personajes surrealistas con la naturalidad de tipos que nos podemos encontrar en nuestra escalera. Debuto en la narrativa del sanluqueño con esta novela y me ha parecido un talentoso creador, un escritor ingenioso, ameno, fabulador de situaciones que arrancan la carcajada limpia con un excelente dominio del oficio.

     El nudo argumental es la relación amorosa entre un joven concejal de un pueblo gaditano (La Algaida) y un escritor maduro. El concejal es Víctor Ramírez, delegado de Igualdad y guapo a morir, que salió estrepitosamente del armario solo para llamar la atención -ser el maricón número uno de la ciudad-. Además de guapo, es hiperactivo, ambicioso, egocéntrico desequilibrado, frío, inclemente, con profundos desajustes emocionales, capaz de cualquier cosa con tal de conseguir lo que quiere. El escritor maduro es Ernesto Méndez, un tipo de izquierdas, discreto, comprometido, respetadísimo y queridísimo por todos que siempre ha tenido novios raros y que ahora, por ser el que más ama, va a ser el que más sufre.

     La relación que fraguan el flamante concejal y el escritor maduro es más que una relación amorosa. Es una insolación sentimental. Febril, combativa, propia de dos amantes que necesitan verse, tocarse, seducirse a todas horas. Una pasión intensa y ardiente pero singular, pues ha de ser clandestina, envuelta en un juego disparatado que nos conduce de sorpresa en sorpresa y nos hace pasar unas horas francamente entretenidas.

     Además de Víctor y Ernesto, que disfrutan de su amor sin culpa, adornan la historia otros personajes menos compasivos, pero igualmente cómicos. Jacobo (apodada la Bipolar) y la Embajadora, dos víboras inofensivas que parecen sacadas de una película de Almodóvar y, por supuesto, Jerónimo, el exnovio de Víctor. Excéntricos, con una extraña dignidad y encantadoramente desequilibrados, ninguno de ellos tiene desperdicio.

     “Otra vida para vivirla contigo” es la letra de un bolero. Y como los boleros, tiene mucho de manera de entender la vida, de lucha, de intimidad, de jugárselo todo, de conciencia de estar viviendo algo extraordinario.

     Descubro en Mendicutti a un narrador magistral, con un manejo del lenguaje que le permite crear piruetas con las palabras como el malabarista avezado hace con las bolas lanzadas al aire. Los adjetivos salen de su pluma en ristra, anudados uno tras otro y, sin darte cuenta, cuando te acostumbras a esa forma de escribir, cuando no has dejado de reírte, se te ha acabado el libro.

     Buenas tardes y buenas lecturas.

retrato-mendicutti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s